Nivel de riesgo.

Hoy en día la alta fiabilidad de los equipos y los altos niveles de control en los que se realizan los saltos hacen que sea una práctica muy segura. “La seguridad en este deporte es extrema, y más en el salto tándem –explica Gonzalo Riera-. Cualquier riesgo que pueda haber es por no respetar las normas más básicas de seguridad”.